Los rostros que encajaban



Hay un fuego que el viento y el mar han extinguido
ya una vez bebido del silencio del tiempo
ahora se escucha un vacío por dibujar 
un camino de tempo mar
un rumbo de cobrizos vapores condenado a girar
observo impotente desde tierra
tú,  soldada al leño del timón
te corrompes  en agua saldada
guardas el frio y el otoño en un lugar cercano
perlas celestes se le cuelan entre nuestros dedos extintos
navegando tras la línea recta de silencio
se vuelve áspero nuestro aquí y ahora
mientras la erosión del tiempo
desgarra el resto de los miembros
calcinada piel de salitre que olvido su baile de terciopelo  
ante el juicio del viento
figuras erguidas de piel cristalizada
esperan que la maza del olvido

las aleje de su isla de carne




 Regreso al principio de un gran final

El regreso de los ángeles de fango salado
.
.
Hay un velero vacío, abriéndose paso en el oscuro canal que me une a nuestra la isla
Ángeles con las alas manchadas de fango salado 

salen de las grises bodegas con un amenazante mensaje:
.
las ninfas ya han volado desde la salina
han desenterrado al desconocido

.
El hijo de un mar fermentado
surge bajo la forma de un ser urbano
duerme al mediodía sobre el asfalto
Intento enterrar a ese desconocido
Inconsciente adicción a ese ser
en él he bebido del silencio de la vida
un frio mental que abraza salado
Un árbol color café que se yergue solo
Un diáfano azul que dibuja el vacío
Un camino que se ilumina tras la luz apagada de mi boca 






                             ...........Tu duda
cuando miro tus ojos
labios de salada roca
murmuran en sueños al alejarse
se deshacen lentamente
flotan en silencios
derivan en su último viaje
la escritura muda de tus manos
llora sin mirada
ofrece sin tener nada 

















El color del tiempo


El color del tiempo
verde frio empapado
viejo sol atenuado
lejos quedo tu calor

Inútil de escritura muda 

quema tu gélida sombra 

barco en la playa embarrancado

alargando tu brazo
tras un rayo de luz raso
se Infectan mis órganos
por un recuerdo huido
por un verano agotado
llora el gélido gris solitario
ante la desierta playa
verde ruina de temlpo roto
su dulce liquido
diluye en tiempo remoto
el calor de un abrazo salado
la duda de un amor ocultado
la pasión de un beso terminado



La luz y las palabras no te pertenecen
Son tan tuyas como de mi pasado
No va contigo mi enfado
No son tus lagrimas
por las que permanezco empapado
no son por tus fríos que mi tormenta anida
profundo a buen resguardo
es una tenia que se asoma
traga fluido
tras mi lengua rota
me alimenta
de luz y palabras
ilumina una verdad solitaria


















Camino sin trazar
Tempo mar
Susurra el agua
Tempo flota
Tempo mar
Empuja el viento
Templo arriba finito
Tempo cambia
tempo nació joven y viejo
 tempo se deslizo en su templo
en la temporada guardo un secreto
que no hay camino en el mar
que no hay solo una forma de amar






Esperando la luna tras la montaña
el tacto mira y el ojo acaricia
nuestros cuerpos ingrávidos
abrazados de envejecido leño salado 
se tocan desnudos
mientras la ropa perdura 

penetran las entrañas

tras un delicado juego de manos

se irritan los labios
de húmedos bocado

el momento impide la razón
la despedida descubre una muerte anunciada
chilla la luna de cobre
Asomada tras el paso del tiempo
nuestro furtivo aquí y ahora
se pronuncia con hedor al temido pasado  
ibernada nuestra cuartada
Pasión conservada en agua salada
varados a barlovento
Recuerdo prisionero de temporada










 














Escribiendo a Bea 2012



Ocultada junto a la cifra de días que los separa

hundida en la basta y ficticia memoria
queda la historia de dos rostros que encajaban
en su oscura existencia beben sus últimos tragos de realidad
parecen conocer  que a su edad idealizado quedó el recuerdo
desaparecieron los individuos dando paso al concepto






vientos de irreversible huida en la gaganta de roca 
 gemidos de hielo an sonado al conocer el motivo de la ausencia

muerde  la respuesta recelada en la despedida
de otro rostro es el anhelo de encuentro
a otro rostro se tiende su mano gelida









Llegado hoy tu recuerdo
rasga hoy pena, la herida  ya cegada
    
Tropecé entre mi equipaje enmarañado
una despedida fundida en impotencia
una carga de inmerecida ausencia
un cuerpo mutilado por el vacio
una mente nublada por su solitaria condena
una tenia anidada del corazón a la inconsciencia
alimentada del poso incrustado en las últimas noches en vela





El guía de tu invierno oscuridad

                                                 te fue útil y desechado
atado en su condición hecha realidad.
Firme y empapado
                              en lagrimas que el  no había derramado
Ahora que tu habitas lucida
mas viejo inútil y apartado  
                             ruina enmohecida
  cadaverica mirada
 
amanecer perennemente  apagado
recuerdos de besos llamados irracionalidad
que de retorno o futuro
salivaban  un hedor  desafortunado



enrojece el sol fuera de tiempo
ocaso con luz de medio día
la espesa nube de ceniza
solloza  lagrimas azabache
ante la yerma quietud
suspendida ingravidez en la mirada perdida
desenfocados pensamientos
calcinados los húmedos recuerdos en cigarrillos encadenados
el aire punza y colma de frio,  la asfixiada llama

29-06-2012








El viento de la noche gritaba en el cielo y no callaba
ahogada estaba tu pasión bajo la sabana
Tu  respirar teñido de un cian polar
Traspasa mi mano posada en tu boca

Viejo humo en la tormenta eran los besos de la retirada
Alba de cadavera derrotada
anuncia otra noche mucho más iluminada





Lejos esta ese calor cuando hace una hora que el teléfono ha sonado

a este punto llegado el futuro es pereza
quemado, pútrido, ahogado, todo encuentra amparo
en amplia área y severa esencia
mi vida es basta y ebria está de ausencias
tan larga y fría es la sombra, que el muro de hielo encuentra cálido
largo cae el sol hoy en las puertas de la primavera


rojo oscuro escribo en un día ya apagado  

  reencuentros tras el muro de hielo  22/3






















El día sorprende la noche, mientras cuerpos desnudos se abrazan sin nombre a mi lado

Aires fríos se clavan como agujas al enfermizo sudor de resaca
 fiel anestésico vodka empapa con su alcohol mi sangrante alma

conserva  intacto su pudrido estado 
irrita las heridas pero evita un colapso
Tristes simulacros de besos desencajados
Instintos atropellados en caricias aparentadas
Cuerpos anónimos  en la morgue apilados
 Incorruptos en  tremendo frio y alcohol que de mi ruina ha brotado
Alivian ausencias,  relleno artificial de un hueco
que de mi lucha ya he renunciado






El gris de un vacío agotado
                           resuena  ya con un viento pasado
templo del tiempo que un suspiro abstrajo,
                                 se apoya en el diáfano azul de un sueño calmado
colma un alma devastada la infinita línea recta de silencio
                                                                           
                                         su húmedo respirar de inverno
           nutre un barbecho incinerado